Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

lunes, 28 de marzo de 2011

Junta Obligatoria Anual de Inversiones Centenario 2011

Este 27 de marzo se llevó a cabo la Junta Obligatoria Anual de Inversiones Centenario S.A.A. del 2011. Inversiones Centenario es una empresa inmobiliaria que se dedica al alquiler de oficinas premiun, en edificios en San Isidro y Surco, y a la venta de lotes para vivienda.

En el 2010, Inversiones Centenario tuvo ventas por S/. 182.5 millones y utilidad neta de S/. 70.5 millones el 2010. De sus ventas, S/. 80.4 millones correspondieron a la venta de lotes y S/. 27.8 millones al alquiler de oficinas. El capital social de Centenario es de 200 millones de acciones, de valor nominal de S/. 1 cada una. En la Junta se aprobó un dividendo en efectivo de S/. 24 millones en efectivo, correspondiendo S/. 0.12 por cada acción. La misma Junta de Accionistas, aprobó que el Directorio defina un programa de emisión de Bonos Corporativos hasta por US$ 100 millones o su equivalente en soles. También se aprobó la remuneración para el Directorio el 2011, que será de US$ 25 mil para cada Director y de US$ 50 mil para el Presidente del Directorio.

Juan Carlos Verme

El Gerente General de Centenario, Fernando Romero Dreyfus, declaró al final de la Junta, que Inversiones Centenario piensa iniciar la construcción de 2 edificios para oficinas permiun en San Isidro este año, debido a que hay una demanda insatisfecha en este sector. Estos dos edificios serían el Real Ocho, frente al Swiss Hotel, y uno sobre el terreno del antiguo colegio Maristas. Fernando Romero dijo que ahora se reunirían con el Alcalde de San Isidro para ver lo referente a los permisos municipales, porque lo que más demora este tipo de proyecto, son los permisos.

Centenario tiene el 75 % de Centro Empresarial Real en San Isidro, un complejo que comprende: Real Uno, Real Tres, Real Cuatro, Real Cinco, Real Seis, Real Siete, Real Diez, Real Once (cocheras) y Real Doce.

Inversiones Centenario tiene las siguientes inversiones: el 50 % de Paz - Centenario S.A, 51 % de Centro Empresarial El Derby S.A., 77.5 % de Promoción Inmobiliaria del Sur S.A, 100 % de Cosmosan Anstalt (Luxemburgo), 100 % de Inversiones Nueva Metrópoli S.A., 60 % de Edificaciones Melgarejo S.A.C., 51.7 % de Edificaciones Macrocomercio S.A., 35 % de Hermes Transportes Blindados S.A., 48 % de Enotria S.A, 19.8 % de Asociación Real Once, 1.38 % de Edelnor S.A., 16.57 % de Inversiones Eléctricas Peruanas S.A. y 5.63 % de Cía. Universal Textil S.A.

Los principales accionistas de Inversiones Centenario son: el Grupo Romero, con el 27 % de las accioens; Credicorp Ltd. y sus subsidiarias, con el 23 %; el Grupo Verme, con el 11 %; el Grupo Brescia, con el 10 %, Tulio Ghio Massa, con el 4 % y familia Fort con el 1.5 %. Tanto Romero como Verme y Fort son accionistas de Credicorp.

El Presidente del Directorio es Juan Carlos Verme Giannoni, el Vicepresidente es Dionisio Romero Paoletti, y los directores son: Luis Romero Belismelis, José Antonio Onrubia Holder, Tulio Ghio Massa, Fernando Fort Marie, Alex Fort Brescia, Edgardo Arboccó Valderrama y Mauricio Alonso Gonzales Quattrini. El Gerente General es Fernando Romero Dreyffus, quien está en ese cargo desde 1997.

sábado, 26 de marzo de 2011

Junta Obligatoria Anual de Accionistas de Compañía de Minas Buenaventura 2011

El 25 de marzo se llevó a cabo la Junta Obligatoria Anual de Accionistas de Compañía de Minas Buenaventura S.A.A. Esta Junta fue especial porque significaba la última participación de Alberto Benavides De La Quintana como Presidente del Directorio, pues presentó su renuncia a este cargo el pasado 24 de febrero por su avanzada edad, pues tiene 90 años y a pesar de estar lucido, su salud es un poco frágil. La sala estaba con más asistentes que el año pasado, más de 60, entre quien estaba otro destacado minero: Augusto Baertl Montori.

Roque Benavides y su padre, Alberto Benavides

La Junta la presidió, como siempre, Alberto Benavides, teniendo sentado a su derecha a Roque Benavides Ganoza, su hijo y Gerente General de Buenaventura desde el 2001, y a su izquierda estaba sentado José Miguel Morales Dasso, hijo político y Abogado principal de Buenaventura, quien ejerció como Secretario de la Junta.

Alberto Benavides había escrito el discurso que anualmente da a la Junta, que será el último, hace un mes, y fue leído por José Miguel Morales Dasso. En este discurso, señalaba los logros de Buenaventura el 2010: a producción de oro alcanzó un nuevo record al producirse cerca de 430,000 onzas provenientes de las unidades de Orcopampa, Poracota, Antapite y Shila, que sobrepasan las 450,000 onzas cuando se agregan los resultados de su subsidiaria Minera La Zanja; la construcción del proyecto aurífero de Tantahuatay (40% de propiedad de Buenaventura) a 20 kms. al Norte de La Zanja, del que se tiene programado iniciar las operaciones mineras en julio del 2011 a razón de 100,000 onzas de oro al año; se inició la construcción de la central hidroeléctrica Huanza, una planta para generar 90.6 MW con una inversión programada de US$ 145’000,000, en las nacientes del río Santa Eulalia tributario del río Rímac que pasa por la ciudad de Lima.

También en ese discurso, Alberto Benavides hizo un breve recuento de la historia de Buenaventura:

“El mandato de los miembros del Directorio concluye el 31 de marzo del año 2011. Quien firma esta carta ha cumplido 90 años de edad y ha decidido retirarse después de 57 años en nuestro Directorio. La Junta de Accionistas a celebrarse el 25 de marzo deberá elegir a los nuevos miembros del Directorio. Con este motivo conviene recordar que cuando se fundó Buenaventura en 1953, en la mina Julcani, Huancavelica, se constituyó con un capital de US$ 200,000 y un préstamo contra entrega de minerales a ser pagado en 36 meses. El desembolso del préstamo se hizo en julio de 1953, y se terminó de cancelar el 31 de Diciembre de 1954, en sólo 18 meses.
Una vez libre de obligaciones se inició las exploraciones en Recuperada en la zona de Huachocolpa, Huancavelica, y posteriormente en Orcopampa, Arequipa y en Uchucchacua, Lima. Años después iniciamos las exploraciones en Ishihuinca, Caravelí en el Departamento de Arequipa, y de Antapite en Huaytará en el Departamento de Huancavelica.

En 1971 nos hicimos presentes en las minas de Hualgayoc en el Departamento de Cajamarca y a raíz de ello nos enteramos de la existencia de anomalías geoquímicas en la que posteriormente ha llegado a ser la mina de Yanacocha. Indudablemente los resultados de las exploraciones en esta zona conjuntamente con Newmont Mining Company y el BRGM, han tenido un impacto trascendental en el desarrollo de Buenaventura, pues ello nos permitió inscribirnos en la Bolsa de Nueva York donde se tuvo la generosa y entusiasta acogida de inversionistas extranjeros. Con los fondos recaudados pudimos modernizar nuestras instalaciones, ampliar y mejorar nuestras operaciones y continuar agresivamente nuestras exploraciones.

En 1979, iniciamos nuestra participación en Sociedad Minera El Brocal S.A. y en la primera mitad de la década de 1990 participamos con Cyprus Mining Company en la privatización de Cerro Verde en Arequipa con un 9.2% de las acciones de Cia. Minera Cerro Verde, porcentaje que luego se incrementó a 18.5% haciendo uso de la gentil invitación de Phelps Dodge (ahora parte de Freeport Mc Moran) para participar en un aumento de capital de la empresa. Hemos adquirido adicionalmente acciones en la Bolsa local para llegar a nuestra actual participación que es 19.3%.

El 26 de noviembre falleció en Lima el Ing. Carlos H. Plenge, accionista fundador de Buenaventura, miembro de nuestro directorio por 25 años (1980 - 2005) y colaborador nuestro en la marcha de la empresa, pero en especial en el campo de la metalurgia. Buenaventura pierde así un valioso asesor. No podemos por ello dejar de expresar nuestro pesar por su fallecimiento, rendir homenaje a su memoria, y transmitir a sus familiares nuestras más sentidas condolencias.

En momentos de escribir esta carta a los señores accionistas hemos sido informados del fallecimiento de otro accionista fundador de la empresa, el Ing. Jorge Benavides de la Quintana. El Ing. Benavides fue miembro del Directorio de Buenaventura desde 1961 hasta el año 2004, Ingeniero Agrónomo de profesión, incursionó en la minería con gran entusiasmo y eficiencia.

Desempeñó el cargo de Director Gerente General de la empresa desde el año 1964 hasta el año 1986, cuando por razones personales decidió dejar la Gerencia General pero continuó como miembro del Directorio, hasta julio del 2004”.

Alberto Benavides es el último de los fundadores que se retira de Buenaventura. En este siglo ya han fallecido los últimos fundadores que quedaban con vida así como destacados funcionarios de la compañía: Harold Gardener Turner, miembro del Directorio desde la fundación de la empresa hasta marzo del 2002, falleció el 13 de julio del 2002; Fernando Schwalb López Aldana, ex Vicepresidente de la República, director de la empresa en varias oportunidades, abogado y asesor permanente de Buenaventura desde su fundación, falleció el 22 de julio del 2002, y Víctor de la Torre Romero falleció el 6 de agosto del 2003, habiendo sido director de Buenaventura desde 1981 hasta su muerte.

También Roque Benavides realizó su presentación de los hechos y logros de Buenaventura durante el 2010. Ante la pregunta de si la Compañía había realizado alguna estimación sobre el valor del oro o la plata en el presente año, Alberto Benavides que para eso se necesitaría una bola de cristal que funcione, recordando sólo el pronóstico de Goldman Sachs, de que el oro llegará a US$ 1,600 el próximo año, pero que ningún pronóstico se puede tomar como certero.

En la Junta de hoy también se designo al nuevo Directorio para el período 2011 -2013, compuesto por 7 personas. No sólo Alberto Benavides De La Quintana dejaba el Directorio, sino también el canadiense Norman Anderson, quien fue director de Buenaventura desde 1994 y en la actualidad es Presidente del Directorio de la canadiense HudBay Minerals, empresa que desarrollará el proyecto Constancia en el Cusco. Alberto Benavides presentó una lista compuesta por 7 personas que fue aprobada por unanimidad en la Junta. El nuevo Directorio tendrá como nuevos integrantes a: Carlos Del Solar Simpson, quien fue Gerente General de Hunt Oil Company of Perú y elegido por las AFPs, y a Timothy R. Snider, quien fuera Presidente de Phelps Dodge Corporation antes de su fusión con Freeport-McMoran Copper and Gold, tras lo cual pasó a ocupar el mismo puesto en la recién fusionada empresa, hasta su retiro en abril del 2008. El Directorio se completa con sus antiguos miembros: Roque Benavides Ganoza, Germán Suárez Chávez, Felipe Ortiz de Zevallos Madueño, Luis Coleridge Alcantara y el australiano Aubrey Laurence Paverd. El nuevo Presidente del Directorio será elegido por el Directorio en su próxima sesión, cargo que se especula puede recaer en Felipe Ortiz de Zevallos o en Roque Benavides. La remuneración al Directorio el 2010 fue de US$ 1.6 millones.

La Junta aprobó la distribución de dividendos a sus accionistas por US$ 90´959,406.12, con cargo a las utilidades del 2010. El capital social de Buenaventura está conformado por 274,889,924 acciones comunes de valor nominal de S/. 10, además de 744,640 acciones de inversión, correspondiendo US$ 0.33 por acción. Buenaventura es una de las mineras de mayor liquides del mercado, pues ya el Directorio había acordado el 28 de octubre del 2010, distribuir dividendos por US$ 44,101,530.24, con cargo a las utilidades del 2010. El año 2010 Buenaventura tuvo un record de ventas por US$ 880.5 millones, con utilidad neta record de US$ 662.9 millones.

Roque Benavides dijo que el éxito de Buenaventura se basa en reinvertir sus utilidades y que en 15 años que cotizan en la Bolsa de Valores de New York, nunca han emitido nuevas acciones, sólo han capitalizado utilidades.

Casi al final de la Junta, se levantó entre el público el director Felipe Ortiz de Zevallos, quien dio un emotivo discurso de agradecimiento y elogio a Alberto Benavides por todos los años que trabajó para Buenaventura, por el bienestar de la minera y del país. Terminó diciendo que, con aprobación unánime del Directorio, este lo ha nombrado con el título honorífico de Presidente Fundador de Compañía de Minas Buenaventura. Alberto Benavides dijo que la próxima vez que llegue a Buenaventura será como un simple accionista.

En Compañía de Minas Buenaventura el principal accionista es la familia Benavides, quienes tienen el 26.8 % de las acciones. Alberto Benavides De La Quintana tiene el 14.3 %, mientras sus hijos y nietos tienen el 11.3 %, y los sucesores testamentarios de Jorge Benavides De La Quintana tienen el 1.2 %. Otros accionistas importantes son la gestora de fondos BlackRock, con el 25.4 % y las AFPs peruanas con el 12.3 %.

domingo, 13 de marzo de 2011

Falleció Alejandro Miró Quesada Garland. Breves apuntes sobre su vida

Hoy en la mañana falleció el reconocido periodista Alejandro Miró Quesada Garland, principal accionista de Empresa Editora El Comercio S.A.



Alejandro Miró Quesada fue hijo de Luis Miró Quesada de la Guerra y de Elvira Garland.

Su abuelo fue el periodista panameño José Antonio Miró Quesada, quien fue Director del diario El Comercio desde 1875 hasta 1905. Previamente, en 1899, José Antonio Miró Quesada se hizo dueño del diario El Comercio, que hoy controlan sus descendientes.

Su padre, Luis Miró Quesada de la Guerra, fue Director del diario El Comercio desde 1935 hasta 1974, cuando el diario fue expropiado por el gobierno de Velasco Alvarado, falleciendo el dos años después. El periódico fue devuelto a la familia Miró Quesada en 1980.

Alejandro Miró Quesada nació en Lima en 1915 y sus estudios escolares los hizo en el colegio SSCC Recoleta. Estudió Letras en la Universidad de Madrid y en La Sorbona en París. Se graduó en Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En 1944 contrae matrimonio con Adriana Cisneros con quien tuvo 3 hijos: Alejandro, Gabriel y Maripili.

En 1932 ingresó a trabajar en El Comercio y es nombrado corresponsal para la cobertura de las Olimpíadas de Berlín en 1936. En 1938 creó la Asociación de Artistas Aficionados. En 1944 como profesor de Historia del Arte de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, es uno de los iniciadores del “periodismo cultural”; en 1951 fundó el Museo de Reproducciones Pictóricas de la Universidad. En 1954 propugnó la creación del Patronato de las Artes que da nacimiento al Museo de Arte de Lima. Como Subdirector de El Comercio, en 1956, planeó y llevó a cabo durante cuatro años y medio una campaña periodística titulada “Encuesta para un Plan Perú”, que motivaría la creación del Instituto Nacional de Planificación; este estudio mereció la felicitación del Congreso y el premio internacional de periodismo “Mergenthaler”, concedido por la Sociedad Interamericana de Prensa (S.I.P.) en 1958. En 1962 es nombrado Director de El Comercio conjuntamente con primo Aurelio Miró Quesada Sosa, siendo posteriormente nombrado Director General de El Comercio, cargó que ejerció hasta setiembre del 2004. En octubre del 2004, el Directorio lo nombra Director General Vitalicio de El Comercio.

En 1972 es cofundador de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Lima y catedrático del curso de Introducción al Periodismo. En 1975 es elegido miembro del Consejo Directivo del Instituto Internacional de Prensa (I.P.I) Con motivo de cumplir 50 años de labor periodística en 1982, recibe la Orden del Sol del Perú. En 1986 es elegido Presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (S.I.P). En 1989, el Congreso le otorga la Medalla de Honor del Congreso, con ocasión de cumplir El Comercio 150 años de fundación. En 1990, recibe el premio IPAE 1989 por su labor como empresario y dirigente de empresa y por la realización de actividades en beneficio de la colectividad. En 1992 inauguró el Museo de Sitio de Ancón y crea el Centro de Investigación Arqueológica de Ancón (C.I.A.A.) En 1993 recibe la “Encomienda de Número de la Orden Isabel La Católica”, como reconocimiento a su desempeño profesional. En 1996 recibe las Palmas Magisteriales en el grado de AMAUTA y en 1997 es nombrado Profesor Emérito de la Universidad de Lima. En 1998 fue elegido Presidente del Directorio del Grupo de Diarios de América

Debido a su carrera periodística, tuvo varias querellas, siendo la más notable la última, la que presentó el narcotraficante Fernando Zevallos, que solicitaba una reparación civil ascendente a US$100’000,000 por el delito contra El Honor – Difamación por Medio de Prensa, de la cual fue absuelto el 16 de junio del 2005. Una querella similar planteó el congresista Jorge Mufarech Nemy, por el caso del auto Jaguar importado, en la que solicitaba una reparación civil de US$50’000,000, y de la que fue absuelto el 24 de junio del 2005.

Al momento de su fallecer, Alejandro Miró Quesada Garland era el principal accionista de Empresa Editora El Comercio S.A., con el 7.477613 % de las acciones; seguido por José Graña Miró Quesada, con el 6.176276 %, y por María Josefa Miró Quesada Sosa, con el 6.024220 %. Su hijo Gabriel Miró Quesada Cisneros es en la actualidad, miembro del Directorio de Editora El Comercio S.A.

Editora El Comercio S.A. publica los diarios El Comercio, El Trome, Perú 21, Gestión y Depor, y las revistas Somos, ¡Hola Perú!, Casa & Más, ¡Vamos!, Ruedas y Tuercas, Uno Directo y G de Gestión.

lunes, 7 de marzo de 2011

Los batallones del Cusco durante la guerra con Chile


Algo de lo que se ha hablado muy poco es de los batallones que se formaron en el Cusco y el patriotismo de esta ciudad al comienzo de la guerra de la guerra con Chile.

A inicios de 1879 estaba acuartelado en el Cusco el batallón Zepita N° 2. Al invadir Chile la costa boliviana, el batallón Zepita N° 2 fue movilizado a Tarapacá, pero dejó en el Cusco una fuerza de 100 hombres con oficiales para que sirviera de base para la formación de un nuevo cuerpo del ejército. El 15 de marzo, el Prefecto del Cusco, coronel Francisco Luna, le escribía al Director de Guerra que esta fuerza estaba sin armas y en completa desnudes, y pedía que le enviaran 500 rifles y vestuario para el nuevo cuerpo; le respondieron que le enviarían 500 rifles Chassepot reformados y que quedaba autorizado para adquirir el vestuario necesario.

Sello de la División Cusco en documento de la época

Debido a los acontecimientos de marzo, se formaron comisiones patrióticas en el Cusco que ofrecían de voluntarios, de tal manera que el Prefecto dispuso el 1° de abril de 1879 que se formaran 4 cuerpos de Guardia Nacional.

El 22 de abril, el Prefecto del Cusco informaba al Ministro de Guerra y Marina, general Manuel de Mendiburu, que el batallón que estaba formando, el N° 9 del ejército de línea, ya tenía 400 hombres; que tenía organizados 11 cuerpos de Guardia Nacional, de los que habían 5 en el Cusco y uno en cada una de las provincias de Anta, Acomayo, Canas, Paruro, Urubamba y Quispicanchis, además que se estaban formando también cuerpos de Guardia Nacional en Calcas, Canchis y Chumbivilcas. Cabe mencionar que los cuerpos de Guardia Nacional eran voluntarios civiles, no estaban acuartelados, no tenían uniformes ni armas, sólo recibían instrucción militar ocasionalmente.

El 27 de mayo se formó una Sociedad de Señoras de Caridad, lideradas por Tomasa Pacheco, para cubrir la necesidad de huérfanos y viudas ocasionados por la guerra con Chile.

La crisis económica se hizo sentir pronto: el 1° de junio el Prefecto del Cusco pedía dinero para cubrir el socorro diario del batallón N° 9 de línea, al mando del coronel Belisario Barriga, pues la prefectura había agotado sus fondos y sólo había recibido 8 mil soles desde que se creó este batallón, siendo tal suma insuficiente. El 20 de junio el Ministro de Guerra aprobó la medida del Prefecto de enviar el batallón N° 9 a Arequipa por carecer de recursos para su manutención, además que el Prefecto expresó que la desesperación de la tropa puede traer funestos resultados.

Debido a que en el Cusco existía una de las pocas fábricas textiles de la época, el Prefecto, por órdenes del Ministro de Guerra, firmó un contrato el 30 de julio de 1879 con la Sra. Antonia Nadal viuda de Garmendia, dueña de la fábrica de paños de Lucre, representada por Luis Echegaray, para 18 mil varas de bayetón azul y 21 mil varas de gris. Los bayetones serían enviados a Arequipa para confeccionar 6 mil ternos, el azul sería para confeccionar chaquetas y pantalón y el gris para capotes. El costo sería de S/. 2 para vara de bayetón azul, en moneda sonante de plata y entregado en 5 meses, mientras la vara de bayetón gris costaría S/. 1.60 y entregado en 10 meses a partir de la aprobación del Ministro. El Ministro de Guerra rechazó el contrato el 20 de agosto porque no había urgencia en vestuarios y le parecía inadmisible los plazos de entrega y el pago en plata.

El 18 de agosto el Presidente Mariano Ignacio Prado, quien se encontraba en Arica, telegrafió para que el Prefecto del Cusco se trasladara a Arequipa con una División de 1,000 a 1,500 hombres. Es así que el 2 de septiembre el coronel Francisco Luna, dejando la Prefectura a cargo de Fidel Rueda, sale del Cusco con 2 batallones de Guardia Nacional y en el camino a Arequipa toma al batallón de guardia nacional de Canas para completar su División, llamada División Cuzco. El 1° Vicepresidente, general La Puerta, dispuso que también se movilice el batallón Canchis y el jefe de ese batallón, coronel Martín Álvarez, solicitó al nuevo Prefecto S/. 10 mil para movilizarse. Tras consultar al Director de Guerra en Lima, el Prefecto Rueda recurrió a fondos de la contribución personal, el antiguo tributo indígena, para movilizar el batallón de guardia nacional, los cuales fue difícil recolectar, según informa el Prefecto, por la escasez de recursos. Recién el 11 de noviembre el Prefecto del Cusco pudo dar orden para que se movilice el batallón Canchis. Debido a que había problemas por una posible defección del batallón Canchis advertida por su propio jefe, el coronel Álvarez, este batallón fue escoltado hasta Santa Rosa por una parte del batallón Legión de Honor de la guardia nacional del Cusco.

Ya en Arequipa, el coronel Luna le escribe al Director de Guerra el 11 de octubre que le envíen armamento, munición, vestuario, equipo y menaje para su División y también dijo: “… á consecuencia de la falta de ropa no puede aquella salir al campo de instrucción i además el número de enfermos se viene aumentando diariamente, pues la desnudes es completa”; este pedido lo repite el 12 de noviembre. Suponemos que la División llegó desarmada y sin equipo alguno. El coronel Luna envío una comisión en noviembre para que comprara tela en el Cusco para confeccionar el uniforme del batallón Canas porque era imposible conseguirlo en Arequipa. La corbeta Unión desembarcó el 20 de diciembre en Mollendo 1,500 rifles, con lo cuales se armó a la División Cuzco.

El 30 de octubre el coronel Luna le comunica al Director de Guerra que las deserciones en su División son frecuentes, que de las ordenes convenientes al Prefecto del Cusco para su persecución y captura porque a él le ha pasado la relación nominal de los desertores y que le pida el envío de 200 hombres para reemplazar las bajas y elevar a 500 plazas el efectivo de cada batallón. La situación se complicaba porque el 1° de diciembre el coronel Luna comunicaba la deserción un teniente del ejército del batallón Granaderos del Cuzco y el fallecimiento de un teniente de guardia nacional del mismo batallón; también ese día desertaron un teniente y un subteniente del batallón Canas y el 24 de diciembre desertaron 5 tenientes y 3 subtenientes del mismo batallón. Como faltaban oficiales para los batallones, en diciembre el coronel Luna empieza a tomar oficiales de la gendarmería de Arequipa para completar los batallones.

Los batallones formados en el Cusco participaron en las batallas del Campo del Alianza en Tacna y en Los Angeles en Moquegua.

El batallón de línea N° 9 fue reorganizado en 1880 como Huáscar N° 13 y tuvo buena actuación en la batalla del Campo del Alianza el 26 de mayo de 1880, en donde murieron su jefe, el coronel Belisario Barriga, y su segundo, el mayor Antonio Rueda.

Los batallones de la División Cuzco fueron bautizados como Grau, Granaderos del Cuzco, Canas y Canchis, todos de Guardia Nacional, pero los 2 primeros pasaron a ser la 10ª División del Ejército del Sur por orden del contralmirante Lizardo Montero, quien los puso al mando del coronel Manuel Velarde, pero en la reorganización del ejército realizada por el Dictador Nicolás de Piérola, se forma el 2° Ejército del Sur y esa División se convierte en la 1ª de ese ejército teniendo como nuevo jefe al coronel Andrés Gamarra. Los 4 batallones de la desaparecida División Cuzco, al mando del coronel Gamarra participaron en la batalla de Los Ángeles contra fuerzas chilenas muy superiores el 22 de marzo de 1880.